sábado, 20 de diciembre de 2014

EL INSTRUMENTO INSUPERABLE DE LA COMUNICACIÓN (Italo Calvino sobre Galileo Galilei)



Creo que la metáfora del caballo aplicada a la velocidad de la mente fue usada por primera vez por Galileo Galilei. 

En El Saggiatore, polemizando con un adversario que sostenía sus tesis con gran acopio de citas clásicas, escribía:

Se il discorrere circa un problema difficile fosse come il portar pesi, dove molti cavalli porteranno più sacca di grano che un caval solo, io acconsentirei che i molti discorsi facessero più che un solo; ma il discorrere è come il correre, e non come il portare, ed un caval barbero solo correrà più che cento frisoni.*
*(Si el discurrir acerca de un problema difícil fuera como llevar pesos, en que muchos caballos cargarán más sacos de grano que un caballo solo, consentiría en que muchos discursos cuentan más que uno solo; pero discurrir es como correr, y no como cargar pesos, y un solo caballo berberisco correrá más que cien frisones.)




“Discurrir”, “discurso” quiere decir para Galileo razonamiento, y a menudo razonamiento deductivo. “Discurrir es como correr”; esta afirmación es como el programa estilístico de Galileo, estilo como método de pensamiento y como gusto literario; la rapidez, la agilidad del razonamiento, la economía de los argumentos, pero también la fantasía de los ejemplos son para Galileo cualidades decisivas del pensar bien.

Añádase a esto una predilección por el caballo en las metáforas y en los Gedanken-Experimenten de Galileo; en un estudio que hice sobre la metáfora en los escritos de Galileo conté por lo menos once ejemplos significativos en los que habla de caballos: como imágenes en movimiento, por lo tanto como instrumento de experimentos de cinética, como forma de la naturaleza en toda su complejidad y también en toda su belleza, como forma que desencadena la imaginación en las hipótesis de caballos sometidos a las pruebas más inverosímiles o que han crecido hasta adquirir dimensiones gigantescas; además de la identificación del razonamiento con la carrera: “discurrir es como correr”.


La velocidad del pensamiento en el Dialogo dei Massimi Sistemi es encarnada por Sagredo, un personaje que interviene en la discusión entre el tolemaico Simplicio y el copernicano Salviati. Salviati y Sagredo representan dos facetas diferentes el temperamento de Galileo: Salviati es el razonador metodológicamente riguroso que avanza lentamente y con prudencia; Sagredo se caracteriza por su “velocísimo discurso”, por un espíritu más inclinado a la imaginación, a extraer consecuencias no demostradas y a llevar cada idea hasta sus últimas consecuencias, como cuando enuncia hipótesis acerca de cómo podría ser la vida en la luna o lo que sucedería si la tierra se detuviese.





Pero será Salviati quien defina la escala de valores en la que Galileo sitúa la velocidad mental: el razonamiento instantáneo, sin passaggi (tránsitos), es el de la mente de Dios, infinitamente superior a la humana, que sin embargo no debe despreciarse ni considerarse nula, puesto que ha sido creada por Dios, y procediendo paso a paso ha comprendido, investigado y realizado cosas maravillosas. En ese momento interviene Sagredo haciendo el elogio de la más grande invención humana, el alfabeto (Dialogo dei Massimi Sistemi, fin de la Primera jornada):








Ma sopra tutte la invenzioni stupende, qual eminenza di mente fu quella di colui che s’immaginò di trovar modo di comunicare i suoi più reconditi pensiere a qualsivoglia altra persona, benché distante per lunghissimo intervallo di luogo e di tempo? parlare con quelli che son nell’Indie, parlare a quelli che non sono ancora nati né saranno se non di qua a mille e dieci mila anni? e con qual facilità? con i vari accozzamenti di venti caratteruzzi sopra una carta.*



*(Pero por encima de todas las invenciones admirables, ¿cuán soberana no fue la mente de quien imaginó y halló la manera de comunicar sus más recónditos pensamientos a cualquier persona, aunque separada por larguísimos intervalos de lugar y de tiempo? ¿De hablar con los que están en las Indias, de hablar con los que todavía no han nacido ni nacerán hasta dentro de mil, de diez mil años? ¿Y de qué manera? Disponiendo de diversas maneras veinte caracteres insignificantes sobre papel.)





En mi anterior conferencia sobre la levedad cité a Lucrecio, quien veía en la combinatoria del alfabeto el modelo de la impalpable estructura atómica de la materia; hoy cito a Galileo, que veía en la combinatoria alfabética (“disponiendo de diversas maneras veinte caracteres insignificantes”) el instrumento insuperable de la comunicación. Comunicación entre personas alejadas en el espacio y en el tiempo, dice Galileo, pero es preciso añadir: comunicación inmediata que la escritura establece entre todas las cosas existentes o posibles.

Fragmento de “Rapidez”, en Seis propuestas para el próximo milenio
Italo Calvino
(aporte de Mgtr. Graciela Ferraris - fotos gentileza de Verónica Cuello)


Imágenes de ESTUDIO GALILEO GALILEI parte III presentada en el Observatorio Astronómico de Córdoba el día 5 de septiembre de 2014. Disertaron los astrónomos Dra. Eugenia Díaz y Dr. Martín Leiva junto a los actores y la directora del Grupo Torre.

sábado, 26 de abril de 2014

OBRAS COMPARADAS DE GALILEO GALILEI (1632) y BERTOLT BRECHT (1939)


Imagen gentileza de Elvio Alanís
Observatorio UNSa


Diálogos sobre los Sistemas Máximos 
(Galileo Galilei - 1632)


El texto a continuación es un fragmento del  diálogo científico Galilei quien, pone en la voz de un gran amigo, Salviati, sus propias observaciones y sus ideas de una nueva ciencia en franca oposición a la de los peripatéticos de la época.

SALVIATI: (...) creo que su materia es muy densa y muy sólida, no menos que la Tierra; de lo cual es prueba bastante clara, el que su superficie es en la mayor parte desigual, debido a las muchas partes salientes y cavidades que se observan gracias al telescopio, de estas protuberancias hay muchas que son, en todo y por todo, semejantes a nuestras más ásperas y abruptas montañas, y se observan algunas cadenas y largas continuaciones de centenares de miles: otras se presentan en grupos más recogidos, y existen también muchos escollos destacados y solitarios y riscos abruptos; pero lo que más frecuentemente se observa son algunos terraplenes, usaré este nombre por no recordar ningún otro tipo más apropiado, bastante elevados, los cuales encierran y rodean llanuras de diversas extensiones y forman figuras varias, si bien la mayor parte son circulares; muchos de los cuales tienen en su centro un monte bastante elevado, y algunos pocos están llenos de una materia algo oscura, es decir, semejante a las de las grandes manchas que se observan a simple vista, y éstas forman las mayores extensiones; el número de las más y más pequeñas es grandísimo y la mayor parte son circulares. (...) al igual que la superficie de nuestro globo, se distinguen en ella dos partes máximas, es decir, la terrestre y la acuática, así en el disco lunar se observan con gran claridad algunos trozos más resplandecientes y otros menos; por el aspecto de los cuales, creo que serán bastante semejantes a los de la Tierra; si alguien, desde la Luna o desde otra lejanía similar, la pudiese ver iluminada por el Sol, aparecería la superficie del mar más oscura y más clara la de la tierra. (...) de la misma manera que nosotros desde la Tierra vemos la Luna, ahora completamente iluminada, ahora a medias, ahora menos, luego queda completamente invisible, esto es, cuando está bajo los rayos solares, de forma que la parte que mira a la Tierra permanece en tinieblas, de igual forma se vería desde la Luna, con las mismas fases, y con los mismos cambios de figura, la iluminación provocada por el Sol sobre la cara de la Tierra. (...) 
(Fuente: Diálogo sobre los Sistemas Máximos, Galielo Galilei -1632-
Editorial Aguilar, Traducción de José Manuel Revuelta)



A continuación, la misma escena en palabras de Bertolt Brecht. En la vida real Sagredo fue otro gran amigo de Galilei a quien también homenajeó en sus diálogos científicos. 


Imagen gentileza de Eugenia Díaz
Estación Astrofísica Bosque Alegre
Córdoba - febrero 2014




"Los actores lograron trasladarnos en el tiempo; todos imaginábamos el cielo que Galileo nos describía con su pequeño telescopio, mientras que el segundo telescopio más grande de Argentina sólo era una pieza más de la escenografía" 
(Dra. Eugenia Díaz)









SAGREDO: (mirando por el telescopio, a media voz). El borde de la hoz es completamente irregular, dentado y áspero. En la parte oscura, cerca del borde iluminado, hay puntos luminosos. Van apareciendo uno detrás de otro. La luz surge de estos puntos, extendiéndose sobre superficies cada vez mayores, hasta unirse completamente con la parte iluminada, más grande.

GALILEI: ¿Cómo te explicas esos puntos luminosos?

SAGREDO: No puede ser.

GALILEI: Sí, señor. Son montañas.

SAGREDO: ¿En una estrella?

GALILEI: Montañas enormes. El Sol naciente dora sus cimas, mientras que  en las pendientes aún reina la noche. Lo que tú ves es la luz bajando desde las cimas más elevadas a los valles.

SAGREDO: Pero eso contradice la astronomía de dos mil años.

GALILEI: Así es. Lo que tú ves, jamás lo había visto hombre alguno, excepto yo mismo. Tú eres el segundo.

SAGREDO: Pero la Luna no puede ser una Tierra con montañas y valles, así como la Tierra no puede ser una estrella. 

GALILEI: La Luna puede ser una Tierra con montañas y valles, y la Tierra puede ser una estrella. Un cuerpo celestial común, entre miles de ellos. 


(Fuente: La Vida de Galileo Galilei,
de Bertolt Brecht, 1939)



Imagen gentileza de Natalia Lobo
Cúpula Mayor del Observatorio Astronómico de Córdoba
Noche de los Museos - 2013





jueves, 24 de abril de 2014

ESTUDIO GALILEO GALILEI - PARTE I

ESTUDIO GALILEO GALILEI es un trabajo de investigación interdisciplinario impulsado por el Grupo Torre (elenco plurilingüe de la Facultad de Lenguas U.N.C). Participan de este proyecto estudiantes y egresados de Lenguas, de otras facultades y científicos del OAC.


Son objeto de estudio las siguientes obras: DIALOGOS SOBRE LOS SISTEMAS MÁXIMOS de Galileo Galilei y DAS LEBEN DES GALILEO GALILEI de Bertolt Brecht. La investigación consiste en el estudio comparado de ambas obras y el diálogo entre estos autores en torno a ciertos problemas de la ciencia. Los resultados de esta investigación serán publicados por medio de la puesta en escena de fragmentos de ambas obras y la dramaturgia creada para el diálogo de los autores en cuestión. Se trabaja en español, alemán e italiano (los textos de estas dos lenguas extranjeras con subtítulos en español). 















Este video se proyectó en la cúpula de la Estación Astrofísica de Bosque Alegre a modo de presentación del trabajo de investigación en febrero de 2014. El texto de este diálogo imaginario entre Galilei y Brecht fue realizado con fragmentos elegidos de la obra científica DIALOGOS SOBRE LOS SISTEMAS MÁXIMOS de Galileo Galilei (1632). La selección de los fragmentos fue pensada en función de las coincidencias en el pensamiento de ambos autores.